Posts Tagged ‘SANTOS BLANCO’

HISTORIAS TRISTES 3

octubre 12, 2008

EL AMIGO SANTOS

EL AMIGO SANTOS

A sus cuareta y seis años Santos Blanco se exilió en Iparralde. Dada su edad fue llamado Aitite.
Santos era un hombre jovial. A esa edad se corría un maratón, jugaba frontón como un jovencito y escalaba en bici el Jaizquibel o el bidania. Era amante de la naturaleza y le gustaba ir a lugares solitarios junto al mar para tomar el sol completamente desnudo. Con su menos de 1.70 de estatura y calvo, delgado por todo el deporte que hacía; Santos Blanco, por encima de todo era un gran amigo de todo aquel que tenía la suerte de conocerlo. Siempre simpático y amable era un verdader deleite platicar con él y un inmenso placer tenerlo por amigo. En la vida es muy difícil encontrar amigos de verdad, pero sin duda que Santos Blanco era uno de estos. Capaz de dar todo lo que tenía por un amigo, como lo demostró en cierta ocasión con otro exiliado al ofrecerle compartir el dinero que tenía en lo que buscaban trabajo.
Querido por todos, ya en el exilio se fue a Venezuela en donde estuvo un par de años, más como la gran mayoría, añorando la patria se regresó a Iparralde.
Gran risa le causó el anuncio de que daban cinco millones de pesetas por su cabeza. “¡Joder, no sabía que valía tanto! Decía todo serio y es que en el fondo no fue un militante destacado en cuanto a acciones armadas, al parecer simplemente había hecho algunas colaboraciónes para algún miembroo de ETA detenido. En resumidas cuentas su grave delito era ser vasco y simpatizante de la causa.
No obstante el bueno de Santos andaba tranquilo por Iparralde, tan tranquilo que un día tomó el tren en Hendaya para dirigirse a Bayona, se confundió de tren y cuando se dió cuenta estaba en la garita de Irún. Un guardia civil le pidió documentación, enseñó lo que llevaba y sin imaginarse que aquel hombre ya maduro era un refugiado lo dejó pasar. Ya en Egoalde y tras desenganchar todos los vagones, se subuió con el maquinista a la maquina y volvió a Iparralde.
La anécdota estaría presente en los restos de sus días.
Tenía ya los 50 cuando se puso a estudiar euskera con un grupo de exilliados, al margen seguía con sus actividades deportivas, haciendo que muchos jóvenes lo vieran correr con gran adimiración y sin poder seguirle los pasos.
La noche del 27 de junio de 1985, caminaba como siempre tranquilo por baiona, al parecer rumbo a su casa, cuando un asesino a sueldo o según dicen una asesina, la famosa rubia, se le acercó por la espalda y le dió un tiro en la nuca.
Dicen que ETA a asesinado a ochocientas persona ¡Cerdos miserables! la muerte del bueno de Santos no la pagan ni con ochocientos mil basuras de guarida civiles, políticos y demás invasores de España.
Cuando es ejecutado un invasor los españoles berrean, cuando es asesinado un hijo de la noble Euskal Herria el pueblo llora, pero sabe que ese llanto al final se convertirá en luz, la luz de la esperanza, la luz de la libertad.

+++ Luis Santa María. Asesinado por fuerzas invasoras en una manifestación en Iruña con motivo de la huelga general que se lleva en toda Euskal Herria.

Anuncios