Posts Tagged ‘HISTORIAS 2’

HISTORIAS TRISTES 2

septiembre 29, 2008
ZAPA CON SU TAMBOR

ZAPA CON SU TAMBOR

Mirenlos como lloriquean, parecen nenitas. Van por el mundo tratando de convencer de que ellos son los buenos, los que son agredidos por unos salvajes terroristas. Dicen a cuanto los quieren oir y de tanto decirlo hasta los que no quieren también los oyen, de que los terroristas ya les han matado a ochocientos ¡Pobrecitos!
Por supuesto, callan lo que les conviene y al parecer, de tanto callar, quien no les conoce piensa que ni un sólo vasco ha muerto a manos de estos miserables que tienen nombres y apellidos: Gobierno español y sus lacayos.
Así han asesinado más de doscientos cincuenta vascos y esto hablando desde que los vascos volvieron a organizar un ejército, allá por los comienzos de los sesenta, para dar una nueva batalla al invasor español. Así pues, vamos a dejar de lado la guerra civíl en la que el ser españoles causó a los vascos más de diez mil muertos y vamos por ahora a olvidarnos de masacres como Guernica, todo esto para que no digan que ya estamos recordando tiempos lejanos y diferentes. Claro, que para ellos, la historia de Zapa por ejemplo, es ya de tiempos pasados, de cuando el franquismo y todas esas cosas, ahora ya es diferente, ahora ya no asesinan así, claro, los sinvergüenzas callan que ahora lo hacen de un modo más sofisticado, de tal modo que parezca que el muerto siempre es el culpable de su muerte, o bien por quitarse la vida por no aguantar más el sufrimiento que le dan en una mazmorra o bien por cometer el grave delito de ir a tierras lejanas a visitar a lo que al fin y al cabo es un terrorista o ya de plano, si el que asesina es un “agente del orden” que le pega unos tiros a un ciudadano vasco, es un caso aislado sin ninguna importancia y claro está, si la familia del asesinado protesta, hay que castigar a la familia por tal infamia ¡Faltaba más! De tal modo ya tenemos que los angelitos del gobierno español no han asesinado a nadie desde que se ha fortalecido la democracia en España y lo pasado pasado es. Eso sí, los terroristas de ETA han asesinado a más de ochocientas personas, al parecer ayer y todo obra de la ETA de hoy, ni PM ni autónomos ni nada.
Pero si ellos lloran a su muertos, cosa muy relativa, ya que  gentuza del gobierno por lo único que puede llorar es por el temor de que lo vayan a mandar a él a donde debe estar, al otro mundo, pues están huecos de sentimientos como llenos de temores, nosotros no olvidamos que nos han asesinado más de doscientos cincuentas vascos, eso sí, desde que comenzó esta nueva etapa de nuestra historia moderna, que es como en realidad  cuentan ellos y que si lo vemos bien son más los caidos de nuestro pueblo que los 800 de ellos, pues ellos son 40 millones y nosotros tres. Nos han asesinado hermanos de todas las formas posibles y tanto a militantes de la lucha armada como a inocentes, así tenemos hermanos muertos en enfrentamientos armados de los cuales muchos fueron asesinados a mansalba cuando ya estaban rendidos, otros han sido asesinados por no parar a tiempo en un control, otros por estar en manifestaciones reclamando algún derecho de nuestro pueblo y hay quien ha sido violada y asesinada por el simple hecho de ser vasca.
¡Como callan todo esto los criminales hijos de puta!
Nosotros ni debemos callar ni mucho menos olvidar y hoy vamos a ver la historia de un querido hermano que fue asesinado por el simple hecho de ser vasco.
El 19 de abril de 1980 fue un día triste, muy triste para Euskal Herria. La voz corrió como la pólvora, en su pueblo natal, Hernani, había sido asesinado Felipe Sagarna, mejor conocido como Zapa. Aquella noticia nos llenaba de asombro, dolor y coraje. No se podía comprender que una persona buena como Zapa hubiese sido asesinada. Era algo inconcebible.
De mediana estatura, con un poblado bigote y gafas de gran aumento, la gran pasión de Zapa era la música.
Con otros compañeros compuso una txaranga y se dedicó a algrar las fiestas de los pueblos. Pronto se hizo famoso el bueno de Zapa cuyo instrumento inseparable era un tambor.
Grande era la alegría que el bueno de Zapa por medio de su tambor, cubierto con pegatinas reivindicativas, llevaba a los corazones vascos, tantas veces entristecidos por la represión fascista del invasor.
Como olvidar el día anedóctico en el que las fuerzas invasoras vestidas de gris, habían estado por la Parte Vieja donostiarra esañandose con los vascos que caian en sus manos. Las calles las habían dejado desiertas y sólo ellos paseaban por ellas mostrando su prepotencia con las armas del terror.
Se habían retirado, pero ya preparaban una nueva incursión a la Parte vieja cuando Zapa con su txaranga comenzó a tocar la música. La policía se qudó desconcertada al ver que lo que pensaban era una manifestación se había convertido en algo festivo y así el pueblo que hacía unos instantes se había aterrorizado ante las bestiales cargas del invasor ahora se convertía en lo que ya señalaba el famoso escritor Victor Hugo: “Un pueblo que salta y canta al otro lado de los Pirineos”.
Este era Zapa. Un hombre bueno, un hombre alegre. Un hombre que disfrutaba haciendo feliz a su pueblo.  Pero al parecer tenía un grave defecto: era simpatizante de Herri Batasuna.
Una madruga cuando regresaba a su casa despues de cenar con la cuadrilla, unos criminales invasores, bajo las siglas del Batallón Vasco español y que por supuesto, eran cualquier cosa menos vascos, lo asesinaron de varios disparos cuando ya entraba en el portal.
Los funerales fueron una gran manifestación de dolor y coraje, La plaza del pueblo se encontraba abarrotada de gente y cuando salió el féretro a hombros de varias personal la multitud gritaba. ¡Gora ETA militarrak! tras un rato coreando la consigna y ya con los ánimos caldeados se estallaba en unos ¡ETE ETA ETA más metralletas! y luego el lleno de sentimiento como pidiendo venganza: ¡ETA, ma-ta-los! La multitud fue hasta el cementerio de hernani en donde quedó enterrado el bueno de Zapa.
Pero ni el dolor del pueblo podían respetar los criminales invasores y cuando ya la multitud se retiraba para los distintos pueblos de Euskal Herria, de donde habían llegado para dar el último adios a quien tanta alegría les llevó, llegaron ahora vestidos de verde para castigar al pueblo con su infinito odio por las muestras de simpatias mostradas hacia quien habían asesinado y hacía el mayor defensor del pueblo, el glorioso ejército de liberación nacional vasco, quien pronto, muy pronto, volvería a ejecutar en este largo camino hacia la libertad a otro enemigo de Euskal Herria vestido precisamente de verde y así, mientras las fuerzas criminales españolas masacraban una y otra vez al pueblo, ETA, esa banda de terroristas que dicen los miserables invasores y cuanto imbécil les cree, hacía justicia defendiendo siempre a su pueblo.
Ahora muchos años después, cuando en memoria de ese buen hombre una calle lleva su nombre, quieren que éste se retire, pues resulta que hasta fue un terrorista. En verdad increible el cinismo de esta gentuza, si alguien se merece que una calle lleve su nombre ese es Zapa, junto, por supuesto, a los que han dado su vida por Euskal Herria.
¡ZAPA HERMANO, NO TE OLVIDAMOS!

Anuncios