Archive for the ‘VASCOS QUE NOS AVERGÜENZAN’ Category

VASCOS QUE NOS AVERGÜENZAN

junio 27, 2010

EL VASCO QUE NOS DESPRESTIGIA


Mientras unos vascos demuestran al mundo, con su dolor y sufrimiento como se lucha por la libertad de una patria oprimida, sufriendo torturas y prisión, cuando no siendo asesinados por las fuerzas de ocupación española, otros nos llenan de vergüenza sientiéndose españoles. El caso de unos de estos últimos que además de vergüenza nos llena de indignación a todo vasco bien nacido, es Mikel Alonso.
Este traidor a la patria es un cocinero que vive en México y es propietario de un restaurante en este país.
La profesión de cocinero se ha puesto de moda en México y ya parece algo similar al medio artístico, pues a cada momento están saliendo en los diarios como figuras destacadas.
Alonso es uno de estos cocineros que de continuo está en los diarios y en lugar de aprovechar esto para denunciar la represión que sufre nuestro pueblo o de plano callarse, aprovecha para mostrarse orgulloso de pertenecer a la España que tanto daño nos hace. Ayer, sin una pizca de vergüenza, aparecía en el diario El Universal, a página completa, con una foto vestido con la camiseta española, la cual por desgracia no la puedo pasar de momento a internet.
Para que seguir con esto que nos llena de vergüenza y que mancha la memoria de cuanto patriota se ha dejado la vida en el camino por traernos la libertad. Mikel Alonso, el chef que vive en México, se ha comvertido en un vasco despreciable de los que jamás debió haber nacido en Euskal Herria.
Vean y juzguen la entrevista señalada

La sazón de Mikel Alonso
El chef español nos preparó una rica botana para disfrutar los octavos de final del Mundial
Sábado 26 de junio de 2010
Vanessa Pérez | El Universal
Comenta la Nota
vanessa.perez@eluniversal.com.mx
Las quinielas mundialistas se cayeron cuando España perdió su primer partido contra Suiza, y es que la selección bautizada como la furia roja se había posicionado en las estadísticas como una de las favoritas para ganarse el título del mejor equipo del mundo.
Y aunque ya probaron el amargo sabor de la derrota, sus seguidores tienen la esperanza de que su equipo levante la copa del Mundial, al menos esto es lo que aguarda uno de sus fervientes fanáticos, el chef Mikel Alonso, copropietario del famoso restaurante Biko, que en 2008 y 2009 ha formado parte de la lista de los 100 mejores restaurantes del mundo que publica anualmente la marca de agua mineral San Pellegrino.
Mikel nos abrió las puertas de su cocina para enseñarnos a preparar una sencilla y deliciosa botana típica de España, la tortilla de patatas, para disfrutarla durante los octavos de final del Mundial, y lo mejor es que te sabrá igual de rica aunque no le vayas a la furia roja.
Biko está ubicado sobre avenida Presidente Masaryk, justo en el primer piso del número 407. Se compone de cuatro espacios principales, en la parte de enmedio está el restaurante, del lado izquierdo el bar, y del derecho la cocina, seguida de la cava.
El bar, que de bar sólo tiene el nombre porque en realidad funciona como un privado, fue el lugar elegido por el chef para platicarnos sobre sus dos grandes pasiones: la cocina y el futbol.
Lo primero que llama la atención de este espacio son los numerosos reconocimientos nacionales e internacionales que ha recibido el restaurante. En el centro; se encuentra el diploma “Antonio Ariza Cañadilla” al mejor sitio de cocina de especialidades extranjeras, otorgado por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, y en la esquina derecha está una gran foto tomada por la revista Dónde ir, en la que famosos chefs simulan ser los apóstoles de la última cena; a Mikel le tocó representar a San Pedro.
Después de que mi vista recorrió todo el bar, me senté en los pequeños sillones tipo lounge para comenzar mi charla con el chef. Él lucía muy relajado y cómodo, llevaba un pantalón negro y camisola negra con el logo de Biko.
Amor a la camiseta
Mikel Alonso, de 39 años, nació y creció en la frontera entre España y Francia. “El año en que nací, España se liberaba de la dictadura de Francisco Franco, que lo único que dejó fue pobreza, por eso tanto hombres como mujeres tenían que trabajar duro para mantener a la familia, entonces los niños éramos libres, pasábamos todo el día en las calles descubriendo cosas nuevas. Pertenezco a la llamada generación de la calle, regida por la libertad absoluta”, cuenta el chef.
Alonso no está seguro de cuándo descubrió su pasión por la cocina, aunque sí recuerda un antecedente importante. “En el verano siempre íbamos a visitar a los abuelos, ellos tenían viñedos y tierras donde plantaban patatas y trigo, nosotros los ayudábamos a cosechar y luego a cocinar esos vegetales con un delicioso cordero, tal vez de ahí nació todo, no lo sé”, me dice Mikel, mientras nos distraemos un poco para ver la televisión que tenemos enfrente en la que está el partido Ghana contra Alemania.
Por la emoción que delata su rostro, es obvio que el chef es un apasionado del Mundial, aunque confiesa que ya no ve futbol a diario como antes, y que ahora sólo sigue los eventos importantes, como esta fiesta sudafricana.
Con una sonrisa, Mikel vuelve a situarse en su infancia. “Jugué 12 años futbol, me encantaba. Como era gordito me ponían en la defensa, seguro pensaban que con mi tamaño no dejaría pasar los balones (sonríe), después cambié de posición a delantero. Dejé de jugar porque llegué a la edad en la que te ibas a la liga profesional o te dedicabas a otra cosa y el campo definitivamente no era para mí, prefiero estar en la tribuna apoyando a mi selección, que con el corazón espero que sea campeona del mundo”.
El gastrónomo dice que en su país la gente acostumbra reunirse en los bares o centros culinarios para ver los partidos. Estos sitios ofrecen una gran variedad de botanas, pero la que no falta en ninguno es la tortilla de patatas, la cual recomienda preparar para disfrutar la recta final del Mundial porque es deliciosa, económica y se hace en 15 minutos.
El mejor ingrediente: la pasión
El éxito de la cocina de Alonso podría deberse a que estudió en una de las mejores instituciones de gastronomía de su región natal, la escuela de Luis Irizar, el padre de la cocina vasca, o tal vez sea porque fue alumno de Juan Mari Arzak, al igual que Bruno Oteiza, su actual socio en Biko, quien lo formó en una escuela que trabaja al estilo europeo, pero basada en ingredientes mexicanos.
“Arzak me enseñó a saber cocinar, ser libre para seguir mi propia filosofía, consistente, perseverante, constante, tratar bien a la gente, estar conscientes de que el restaurante no eres tú, sino toda una familia (equipo de trabajo) y a servir amor en cada plato. Estas características definen a Biko, un feudo que apenas tiene 3 años de vida, es un niño y por eso lo disfrutamos, los problemas llegan en la adolescencia”, ríe Alonso.
Biko fusiona la cocina vasca con la mexicana. “El resultado culinario depende de la unión de dos de las mejores cocinas del mundo, así que no puede ser malo”, agrega el chef. Entre las técnicas gastronómicas que más se utilizan en el restaurante están la cocción lenta, la esferificación, las texturas de algodón de azúcar, los aires y espumas, cristales comestibles y las telas de fruta.
Mikel define su pasión culinaria como diversión, “cuando me meto a mi cocina lo que hago es divertirme, ser feliz. Arzak nos enseñó dos cosas fundamentales que llevo como religión: saber ser libres a la hora de preparar los platos y dudar de todo; si hubiera una clave de la sazón, ésta sería la mía y también que siempre ocupo un ingrediente extra llamado pasión”, menciona Alonso.
El chef está por comenzar a grabar un nuevo programa que será transmitido por el canal de televisión gastronómico elgourmet.com.

Anuncios