Archive for the ‘LA MASACRE DE VITORIA’ Category

RECUERDOS DE LA LUCHA V

enero 8, 2009

COMIENZA LA MASACRE

COMIENZA LA MASACRE

SANGRE OBRERA EN LA IGLESIA

SANGRE OBRERA EN LA IGLESIA

LISTOS PARA LA MASACRE

LISTOS PARA LA MASACRE

3 DE MARZO NO SE OLVIDA

El 3 de marzo de 1976 era un dìa normal o eso parecìa. Nadie se podìa imaginar que unas horas antes de finalizar el mismo, la capital alavesa, Vitoria o Gazteiz, se iba a vestir de luto.
En una iglesia de la capital se celebraba una multitudinaria asamble de obreros. Tras dar èsta por finalizada los trabajadores tranquilamente comenzaron a salir a la calle.
Afuera de la iglesia y desde rato antes se habìan apostados las fuerzas invasoras y criminales de la llamada policìa armada o para hacer màs ridìculo su nombre: las fuerzas del orden pùblico. Fuerzas que al igual que la odiada guardia civil eran del desorden y tan sòlo servìan para asesinar vascos porque para eso les pagaban.
Gentuza sin entrañas criminales por naturaleza, asesinos a sueldo, estaban prestos a cometer una masacre màs contra el pueblo vasco. Armados hasta los dientes con sus fusiles de lanzar humo y pelotas, màs todos con sus pistolas y otros muchos con las metralletas, protegidos con cascos y escudos, se mantenìan prestos esperando el momento a la señal del amo, para atacar a esos trabajoderes indefensos que no contaban màs que con sus piernas para correr y la boca para llamarlos asesinos.
La gente que iba saliendo comenzò a ver con sorpresa aquella impresionante fila de camiones de la txakurrada, autentico nombre de estas alimañas aunque se ofenda gravemente a los perros.
De repente llegò la bestial carga. Los asambleistas tratan de ponerse a salvo de los criminales. Corren desesperados los que aùn tienen tiempo, otros tratan de refugiarse en la misma iglesia hasta donde entran los asesinos. Estàn sedientos de sangre. Todo se llena de humo. muchos trabajoderes caen al suelo sin poderse defenderse ni salir de esa ratonera.
Se oyen numerosos disparos. Unos son de las pelotas de goma que van dejando heridos por doquier, otros son los que impulsan por las bocachas los botes de humo y otros, de ruido muy diferente a los anteriores, son de balas asesinas que el invasor criminal dispara contra los trabajadores. El resultado de esta bestial agresiòn es lamentable. Cinco muertos y màs de un centenar de heridos.
En muy poco tiempo toda Euskal Herria se ha enterado de la noticia y en forma por demàs espontanea la gente sale a las calles al grito de ¡Vitoria, hermanos, no os olvidamos!
Como si no estarìan conformes con la bestialida cometida en la capital alavesa, en el resto de Euskal Herria atacan todo intento de concentraciòn.
El dìa termina con el ambiente por demàs pesado y ya preparandose todo el paìs vasco para los dìas siguiente.
Sale el nuevo dìa y la gente asiste a sus centros de trabajo, sin embargo nadie comienza a trabajar. Se hacen asambleas mientras que los criminales txakurras pasean ante la mirada de desprecio de todo aquel que los ve.
Las tiendas y bares han decidido no abrir sus puertas, de las fabricas comienza a salir la gente lo mismo que de los bancos,los cuales deciden no trabajar y sumerse a todo tipo de protesta que se vaya dando.
Desde primeras horas de la mañana comienzan la manifestaciones, las cuales son reprimidas por las fuerzas invasoras y mientras que los criminales cargan contra el pueblo, èste se defiende levantando barricadas.
Las calles de pueblos y ciudades permanecen desieratas salvo en las horas de manifestaciones, No hay un sòlo bar o comercio habierto, la huelga general es total como ya ha sucedido en otras ocasiones y seguiràn sucediendo en otras muchas màs.
Son tres largos dìas con la misma tònica de lucha. Asistencia a los centros de trabajo, asmbleas, seguir con la huelga, manifestaciòn, represiòn, manifestaciòn.
El responsable directo de estos crìmenes ha sido el repugnante fascista y uno de los principales baluarte del franquismo,Fraga Iribarne.
Poco tiempo despuès y dirigiendose a Ortzi en el parlamento español tiene la poca vergûenza de decir lo siguiente: “Una sòlo liberaciòn necesita hoy la noble Euskal Herria, la de los odiosos y despreciables terroristas que la oprimen y la de los no menos despreciables personaje que los defienden y justifican”
¡increible pero cierto! El asesino de Vitoria, el represor de cientos de manifestaciones saldadas con muertos y heridos, poniendo a los luchadores antifranquistas, a los defensores del pueblo, como los que oprimen al propio pueblo. Discurso falso que a travès de los años seguiràn otros muchos miserables de la misma calaña
Este criminal màs adelante se harìa pasar como “demòcrata” de toda la vida, pero para los vascos quedarà por siempre en nuestra historia como lo ùnico que es: Un fascista criminal que no dudo en reprimir y masacrar a nuestro pueblo.

+++ Romualdo Barroso. Asesinado en Vitoria por las fuerzas invasoras españalas el 3 de Marzo de 1976

Anuncios