Archive for the ‘HISTORIAS TRISTES I’ Category

HISTORIAS TRISTES 1

septiembre 8, 2008

OIHANE GUDARI

OIHANE GUDARI

Al piso que ocupaban los exiliados en Hendaya llegó la pequña niña que contaría unos ocho años. Llegó desde Donosti e iba acompañada por la amoña y su hermanito casi de la misma edad. Miraba con admiración a aquel exiliado que se iba en unos días para tierras lejanas y como regalo le traía un insignificante muñequito de trapo vestido como jugador de la Real Sociedad. El insignificante muñeco para el exiliado se convirtió en todo un tesoro que hasta la fecha seguiría guardando con suma devoción.
Pasaron los años y la niña se convirtió en una hermosa mujer. Su joven vida la había pasado dentro del mundo de los abertzales, sus padres fueron exiliados y otros familiares lo seguían siendo, viendo a su patria oprimida tomó el camino de la lucha armada y se hizo militante de ETA.
Oihane Errazkin Galdós fue detenida en Francia en el 2001, estaba acusada por la txakurrada española de haber participado en acciones armadas del glorioso ejército de liberación nacional vasco.
Llevaba tres años en una cárcel de exterminio francesa cuando decidió quitarse la vida ante tanto sufrimiento y una mañana fue encontrada muerta en su celda.
Había dado su vida por la libertad de Euskal Herria y los patriotas vascos, los que no claudican ante el criminal invasor, la hicieron un más que merecido homenaje cuando sus cenizas llegaron a Donosti. El partido traidor, revolcandose una vez más en su propia mierda y presto a servir a su amo español, permitió la concentración pero mando a sus txakurras vestidos de vasquitos, eso sí, cambiando ahora la txapela por el casco, a vigilar el desarrollo de la manifestación.
En el emotivo homenaje y como es natural, las fuerzas patrioticas vascas aclamaban a nuestro amado ejército, lo que hizo que estos invasores bajaran de sus furgones para lanzar la advertencia de que no aclamasen a ETA, pues era un delito. ¿Y qué se piensan los hijos de puta, que van a aclamar a España? Eso sí, a los falangistas que llegan a insultar a nuestra patria los defienden y hasta estrechan la mano de ese miserable Inestrilla.
Muy lejos de Euskal Herria, aquel exiliado vasco al que Oihane le regaló el muñeco de la Real Sociedad, mirando a éste entre sus manos, no puede contener el llanto y llora. Lamenta lleno de impotencia el no haber podido hacer nada por ella, el no haber tenido la más mínima oportunidad de enviarla una palabra de ánimo, de aliento para haber tratado de evitar la tragedia. Lamenta ahora no poder estar junto a su familia, a su pueblo, el pueblo de ambos, en el homenaje a la hermana caída y tener que contemplar una vez más desde la lejana distancia la heroica lucha de este pueblo por la libertad.
Orihane ya está en los altares de la patria y desde ahí contemplara el día en que su amada Euskal Herria sea libre gracias al sacrificio de muchos jóves que como ella han dado su vida por la libertad.
¡Gora Euskal Herria Askatuta!
¡GORA ETA!
¡Gora Orihane!