Archive for the ‘HISTORIAS 4’ Category

HISTORIAS TRISTES 4

noviembre 25, 2008

EL QUERIDO CHARLY

EL QUERIDO CHARLY

No murió asesinado por las fuerzas de ocupación españolas ni fue inducido al suicidio en una cárcel, su muerte fue por enfermedad natural sin embargo para todos los que lo conocieron dejó un vacío difícil de ocupar, su nombre está entre los Voluntarios que dieron su vida por la libertad de nuestra patria y por supuesto, esta historia triste no puede faltar aquí.
Su nombre era Jokin Otxotorena Sorondo, conocido entre los exiliados como Charly.
Charly nació en 1956 en un caserío de Donosti. Su gran afición era el monte y la caza y tenía una gran habilidad para amaestrar perros, con lo que llegó a ganar algunos premios.
En 1978 Charly se refugió en Iparralde tras pertenecer a un comando legal de ETA. Ya como ilegal hizo alguna incursión en Egoalde hasta que en 1980 decidió marchar a México junto al gran grupo de exiliados que comenzó a emigrar hacia ese país.
En el país azteca, al igual que otros de los que iban llegando, tuvo que hospedarse en una pensión, hasta que tres meses después de su llegada consiguió trabajo como cristalero y ya pudo rentar su propio departamento.
Numerosos compañeros llegaban a vivir con Charly, joven alegre y por demás generoso, quien no dudaba en abrir la puerta de su casa al necesitado.
No tardó en buscarse una novia mexicana, una joven bella que llenó de felicidad al bueno de Charly.
Querido por todos por esa nobleza y generosidad que le caracterizaba, Charly, al igual que todos los exiliados seguía pensando en su patria, Euskal Herria; sin embargo estaba consciente que debía buscarse la vida en México y tratar de rehacer su vida junto a la mujer amada.
En México pudo seguir practicando su gran afición al monte y a la caza y se hizo de amigos aficionados igualmente a estos deportes con los que solía ir a pasar algunos fines de semana.
Cuando llevaba dos años en México se empezó a sentir mal. Un día se dió cuenta de que tenía unas bolitas en la espalda, las cuales comenzarón a multiplicarse con el paso de los días. Alarmado acudió al médico y el pronóstico no pudo ser más fatalista: Charly tenía leucemia.
Los exiliados se iban enterando de la grave enfermedad que padecía el querido compañero y que según los médicos era mortal y una gran tristeza embargaba a todos ellos. Era tan grave el padecimiento de Charly que los doctores mexicanos le recomendaron que fuese a París, en donde si algo se podía hacer era allá.
De la sala de un hospital mexicano, en donde estuvo unos días internado, Charly salió acompañado de su novia hacia el aroepuerto mexicano para regresar a tierras francesas. En el hospital y mostrando una gran entereza, se despidió de varios compañeros que habían ido a darle el último adios.
En París fue tratado, pero se confirmó que la enfermedad era mortal. Los médicos se sorprendieron por la entereza y fortaleza del joven luchador vasco. Llegó a sentirse mejor y aprovechó para visitar Iparralde, ese trozo de su patria en manos francesas.
Para la prensa española, siempre desinformadora y malintencionada, de México había llegado un exiliado para hacer una accón suicida en España.
Por supuesto, todo era una fantasía más de esos acólitos de la información basura, pues como decía alguien, las cosas se hacen cuando se está bien.
LLevaba un mes en Iparralde cuando se sintió mal de nuevo, regresando a París para internarse en el hopital.
En agosto de 1983, este joven valeroso, querido amigo de cuantos lo conocían, falleció a la edad de veintisiete años.
Antes de morir pidió a sus padres el último deseo:Que plantasen dos robles en el lugar en el que él quería hacerse una casa, junto al caserío de la familia.
Sin duda que los robles estarán plantados, como plantado quedará su nombre en el corazón de Euskal Herria.
¡Hermano Charly, descansa en paz!

Bibliografía:Voluntarios Semilla de Libertad de Ricardo Zabalza. Editorial Txalaparta.
Exiliados Vascos de Luis Miguel Ipiña Editorial Plaza y Valdés

+++ Francisco Caballero. Asesinado por policías de paisano en Bilbao el 6 de noviembre de 1979