Archive for the ‘EL PRESO MÀS ANTIGUO’ Category

EL PRESO MÀS ANTIGUO

julio 13, 2009

¡GATZA ASKATU!

¡GATZA ASKATU!

El preso màs antiguo nos muestra el caràcter fascista y criminal del gobierno invasor español. Casi treinta años tratando de eliminar o anular su personalidad a este patriota. Una afrenta màs contra el pueblo vasco, contra el verdadero, el que no se rinde y quiere ver una patria libre y un castigo ejemplar para anular esa rebeldìa de los patriotas. Ellos dicen que no matan, (no tienen memoria) pero ellos emplean sus mazmorras de exterminio para tratar de acabar con la voluntad de nuestros mejores luchadores.
Veintinueve años perdidos de vida por esa insensatez de un gobierno criminal que no entra en razones, que no puede comprender que los vascos tenemos derecho a la libertad y a vivir en paz.
Ya basta criminales de seguir torturando a nuestros hermanos, ya basta fascistas de seguir reprimiendo a un pueblo que tan sòlo quiere libertad.
A continuaciòn presento la represiòn que sufre este patriota vasco. El preso màs antiguo de Europa.
¡Gatza Askatu!

Informaciòn personal:

Jose Mari Sagardui, “Gatza”, cumple 29 años encarcelado
El preso político que más tiempo lleva encarcelado de toda Europa, el
vecino de Zornotza (Bizkaia) Jose Mari Sagardui, Gatza, acaba de cumplir
el 7 de julio 29 años dispersado en cárceles del Estado español, a pesar
de que, según la legislación española, debería de estar libre desde 2005.
Aunque Gatza lleva más tiempo encarcelado que los años que ha transcurrido
en libertad, las movilizaciones y los actos en exigencia de su libertad se
repiten en su municipio natal.
Desde que el 8 de julio de 1980 la Policía española detuvo a Jose Mari
Sagardui -que denunció duros episodios de tortura-, el prisionero político
de Zornotza ha conocido 34 traslados de prisión. En casi tres decenios
solamente ha estado dos veces en prisiones ubicadas en Euskal Herria, y en
las dos ocasiones fue por un corto periodo de tiempo. En total, Gatza, que
actualmente se encuentra encarcelado en la prisión de Jaén, dispersado a
730 kilómetros de distancia de Zornotza, ha permanecido en 13 prisiones
españolas: Soria, Carabanchel, Puerto I, Herrera de la Mancha, Basauri,
Alcalá Meco, Sevilla II, Palma de Mallorca, Granada, Puerto II, Langraiz y
Jaén.
Sólo la mera mención de los nombres de esas prisiones españolas sirve de
exponente para ver cómo Sagardui Moja ha conocido de primera mano todas
las etapas que ha recorrido la política penitenciaria española contra los
presos políticos vascos. Desde las “cárceles de exterminio” de Carabanchel
y Herrera de la Mancha a la política de aislamiento extremo que sigue
padeciendo también ahora en la cárcel de Jaén.
La de Jaén es una prisión en la que no cuenta con luz natural y con
restricciones y controles sobre todas las comunicaciones y movimientos.
Una prisión en la que permanece aislado la mayor parte del día: 20 horas.
En definitiva, Gatza cumple hoy 29 años encarcelado, dispersado, pero,
además, catalogado en primer grado; es decir, en condiciones muy duras,
las más restrictivas del sistema, que imponen el aislamiento.
Según recuerda el movimiento pro-amnistía, “a pesar de que los estados no
reconocen el estatus político de los presos vascos, todas las medidas que
adoptan contra los presos políticos vascos son políticas”. Así las cosas,
Sagardui Moja también continúa con obstáculos para poder cursar estudios
universitarios, así como con trabas y dificultades para recibir asistencia
médica y sanitaria.
Con las paulatinas modificaciones que distintos gobiernos españoles han
realizado en los últimos años para actuar contra los presos políticos
vascos, a Jose Mari Sagardui también le han impuesto la retirada de
redenciones carcelarias y, entre otras medidas, la aplicación de la
doctrina del Tribunal Supremo español por el que fija en 30 años la
condena a cumplir, a pesar de que los tribunales ya lo juzgaron y le
impusieron ya un fallo.
Durante todos estos años Zornotza ha acogido diversas movilizaciones e
iniciativas en demanda de su liberación. El caso de Gatza incluso llegó al
Parlamento Vasco, donde varias formaciones vascas se posicionaron a favor
de su liberación.

Anuncios