Archive for the ‘EL IGNORANTE PALACIOS’ Category

EL IGNORANTE PALACIOS

mayo 13, 2010

EL IMBÉCIL DE FRANCISCO PALACIOS


Ahora me encuentro la siguiente nota en un página de internet:

La decisión de matar
La publicación de un crónica exhaustiva de la barbarie terrorista de ETA
La decisión de matar
FRANCISCO PALACIOS Por diferentes motivos, ETA volvió a apoderarse del debate político en los últimos días. Tal circunstancia acaso haya contribuido a restar protagonismo al libro «Vidas rotas. Historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA» (Espasa, 2010), que, con más de 1.300 páginas, constituye una suerte de crónica exhaustiva de la barbarie terrorista. Los autores del libro son Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García Rey, con un prólogo de Fernando García Cortázar. Unas palabras de José María Mújica, hijo del abogado socialista Fernando Mújica Herzog, asesinado por ETA hace catorce años, sintetizan la aspiración de esta obra imprescindible y documentada: «Se tiene que saber quiénes son las víctimas, sus nombres y apellidos, su historia anónima de persecución, de humillación y de ofensa. Y quiénes son los victimarios, que tienen también su nombre y apellidos, por qué están en la cárcel y qué es lo que hicieron. Hay que saber quién murió y quién mató». «Vidas rotas» cumple sobradamente las expectativas de José María Mújica.
ETA tomó la decisión de matar en 1968. Sus primeras víctimas fueron el guardia civil José Antonio Jardines y el policía Melitón Manzanas. En aquellos momentos, la tradición nacionalista corrió la especie de que aquello no podía ser cosa de vascos: una sectaria justificación basada en una supuesta superioridad moral por razones étnicas. Ocho años antes ya había muerto Begoña Urroz Ibarrola, con apenas veintidós meses, al ser alcanzada por una bomba incendiaria colocada en la estación de Amara, en San Sebastián.
Durante ese medio siglo ETA ha matado a 857 seres humanos (entre ellos al langreano Juan Carlos Beiro), hiriendo a centenares y afectando dramáticamente la vida de otros varios miles. De esos asesinatos sólo 45 fueron cometidos durante el régimen franquista. En tal sentido, ETA pasa por ser el único grupo terrorista que, naciendo en una dictadura, ha recrudecido su actividad cuando se estableció la democracia. Y no deja de ser significativo que los llamados años de plomo del terrorismo etarra, 1978-1980, durante los que fueron asesinadas 246 personas, hayan tenido lugar cuando había sido derogada la ley Antiterrorista y aprobada la ley de Amnistía, como parte de las medidas de democratización y reforma impulsadas en plena transición. Diferentes organizaciones y familiares de las víctimas han denunciado después que a pesar de la buena voluntad con que fueron promulgadas, tales medidas de gracia habrían favorecido la actividad terrorista en los años siguientes.
«Vidas rotas», un libro definido como un monumento hecho con palabras, pone de manifiesto que, por razones éticas, todo terrorismo es un método infame e incompatible con una sociedad libre. Y que además no se debe olvidar la dimensión de sus objetivos políticos. En definitiva, lo que los terroristas llaman conflicto no es otra cosa que la independencia de Euskal Herría: un lugar mítico, utópico, por el que justifican todas sus acciones criminales.

Una vez más, ahora por el escrito de este pobre imbécil e ignorante, Francisco Palacios, nos podemos dar cuenta porqué miles, o millones de seres cuyas luces cerebrales no son muy brillantes, se posicionan contra ETA y hasta muestran un odio inaudito. No hay duda que la propaganda fascista española, a la cual pertenece este anoramal, ha contribuido a que los otrora héroes de toda España ahora sean los más despreciables y es que la ignorancia es grande y cuando no se tiene capacidad para salir de esta ignorancia, se cree en las patrañas del invasor y así se genera ese odio contra nuestros patriotas en particular y contra el pueblo vasco en general.
Para este estúpido, en primer lugar ETA es eso, “la banda terrorista” que el gobierno terrorista español, este sí, se ha encargado mucho de machacar.
Nos comienza señalando la decisión de matar como si esto fuese la decisión de comenzar a hacer deporte, por ejemplo, nos menciona la barbarie de ETA y ensalza un libro titulado: “Vidas Rotas” el cual, claro está, habla de las víctimas, quienes las mataron y demás, por supuesto, entre estas victimas no figuran (y no he leido el libro) los trescientos vascos asesinados por las fuerzas de invasión española, ni las salvajes torturas sufridas por vascos y por el simple hecho de serlo, ni evidentemente, hablará por ejemplo del caso Berrueta, donde sus asesinos ya están libres. Hablará por ejemplo del torturador Manzanas, pero callará que esta alimaña era un sádico torturador y que quienes lo ejecutaron liberarón a Euskal Herria de un auténtico reptil.
Nos dice este anormal que se tiene que saber quienes son las víctimas, sus nombres y apellidos y es que eso sí, en su mayoría eran números y así los consideraba hasta el propio gobierno español a esos vagos y miserables asesinos de guardia civiles, policías armadas y demás. Por otro lado y aunque al pelafustán de Palacios le dé lo mismo, a los vascos nos importa un comino como se llamen esos muertos que vivieron en un país ocupado para torturar y asesinar a sus hijos. Que les pongan los nombres que les dé la gana, para nosotros tienen uno muy significatio: “Mierdas de invasores”. Nuestros muertos, esos sí, tienen nombres y apellidos y están en los altares de la partria, por más que el miserable invasor se empeñe en quitar sus mononolitos de pueblos y ciudades: Gladis, Zapa, Berrueta y un etc. muy largo y cuyos nombres, aunque no todos, aparecen también al final de muchos artículos de esta página, son los nombres que no aparecerán en un libro fascista que se empeña en que los malos son los otros, desconociendo la historia de la humanidad por completo, tampoco hace falta que estos nombres aparezcan en libros tendenciosos, ellos están en nuestro corazones, ellos al morir demostraron que hay un criminal invasor que asesinaba por placer e interés, a un pueblo noble que jamás hizo daño a nadie.
“ETA tomó la decisión de matar en 1968. Sus primeras víctimas fueron el guardia civil José Antonio Jardines y el policía Melitón Manzanas”. Es lo que nos dice Palacios, pero no, ETA no tomó la decisión de emplear la lucha armada, que es su verdadero nombre, en ese año, en ese año simplemente se comenzó la accción, como cualquier persona que sepa un poquitín sobre ETA lo sabe y no ejecutó a ningún txakurra llamado Jardines, sino Posadas Pardines.
Claro, aquí de seguro que el libro calla la terrible represión que sufría España y digo España para que no me salgan luego conque la represión franquista era en toda España, lo sé de sobra, pero era mucho mayor en Euskal Herria. Por lo que la lucha armada se hizo popular y fue apoyada por millones de españoles y extranjeros, como se demostró en El Proceso de Burgos.
En otro de sus desatinos nos dice: “la tradición nacionalista corrió la especie de que aquello no podía ser cosa de vascos”:Todos sabíamos que los que comenzaban ésta eran vascos, lo que mucha gente dudó fue lo de Carrero Blanco, que se pensaban que nuestors héroes no tenian capacidad para tal acción y comenzaron a hablar del IRA, de rusos y demás.
Antes del txakurra Posadas Pardines ETA no mató a ninguna niña en la estación de Amara, se han empeñado en hacer de esta fantasía una realidad.
Dificil que ETA haya matado a 857 seres humanos, salvo que a las bestias por el hecho de tener dos patas así las considere. Claro, una vez más callarán los vascos que han matado esas bestias de la guardia civil y demás satélites del gobierno invasor. Pero el colmo del cinísmo es cuando nos menciona los muchos que han sido perseguidos, humillados y demás otros miles de invasores. Está claro que éste pendejo de mierda no tiene ni la más remota idea de lo que es el país vasco y el martirio que está padeciendo su pueblo. No voy a extenderme para decir lo que ya digo en numerosos comentarios, pero está claro que españoles como el tal Palacio cierran los ojos cuando tienen que ver la realidad de Euskal Herria.
Para los vascos está claro que la democracia es una continuidad del franquismo y que por lo tanto esa democracia de la que tanto cacarean no existe en lo más mínimo. Si se ejecutó más o menos que en el franquismo es por que asi se dieron las condiciones.
Su descerebra le lleva a hablarnos de una sociedad libre, no se da cuenta, es imposible que se dé, que la sociedad vasca ha sido y sigue siendo esclava del españolesmo y sólo será libre cuando sea una nación soberana e independiente.
Al decir que es imposible que se dé cuenta, me baso en la mayor estupidez de todas las que se pueda decir: “un lugar mítico, utópico, por el que justifican todas sus acciones criminales”. Es decir, al parecer Euskal Herria es un corcho que la semana pasada aterrizó por Baarajas, fue creciendo, se hizo un país y pertenece a España.
Bueno, ya me cansé de estar siguiendo las estupideces de este anormal, uno más de los miles de españoles que sin conocimiento de casua se ponen a criticar lo que no saben.