RECUERDOS DE LA LUCHA II

LA LLEGADA DE LOS TRAIDORES
Corrìa el año de 1977 y por priemra vez se iban a celebrar una elecciones en lo que llaman estado español. Los partidos prohibidos hasta entonces ya habìan sido ilegalizados.
En Euskal Herria, con gran fuerza habìa surgido Euskadiko Ezkerra, capitaneado por Bandrès, el que en un mitin decìa enseñando su pasaporte y carnè de identidad que mientras que tendrìa esos documentos seguirìa siendo extranjero en su paìs. Euskadiko Ezkerra pretendia convertirse en el partido que aglutinase a toda la izquierda abertzale. No podìa llegar mejor avalado, pues surgìa en realidad de ETA (p-m) y ademàs de a Bandrès y gente de la historica ETA, tenìa entre sus filas a Letamendia entre otros, abogado igual que Bandrès participantes como defensores en el Proceso de Burgos. pronto se convertirìan en las dos caras de la moneda, mientras que Letamendìa permanecerìa firme a sus ideales, Bandrès se iba a convertir en uno de los màs traidore de la izquierda vasca.
Si ETA (p-m) està a favor de participar en estas elecciones alegando que desde las instancias legales se puede potenciar la lucha, a la vez que se tiene que dar la batalla en este terreno al PNV y demàs partidos españolistas como PSOE y pide su voto para el reciente partido creado, ETA (m) por el contrario. piensa que el cambio que se està dando tan sòlo es superficial, la represiòn sigue siendo la misma y por lo tanto participar en las elecciones es hacer el juego al enmigo y una traiciòn al Pueblo Vaco, por lo cual pide la abstenciòn.
Comenzò el mercado en donde se venden y compran cerebros al por mayor. Los partidos ofrecìan el oro y el moro. Si se votaba a uno se acababan todos los problemas de la humanidad y si se votaba a otro tambièn. Era curioso ver a tanta cucaracha bien escondida hasta hacìa muy poco por las fumigadas del fascismo, salir ahora de sus escondites para convertirse en los grandes mesias de todos los tiempos, eran, de boca por supuesto, los que poco menos habìan liberado a toda España del yugo franquista, en pocas palabras, eran unos cìnicos de mierda que ahora salian de sus madrigueras a comerse el pastel que otros habìan hecho con sangre, sudor y làgrimas.
El mitin de Euskadiko Ezkerra congregò a una miltitud, pues siendo la formaciòn polìtica apoyada por grandes y verdaderos luchadores y ante lo desconocido como era presenciar un mitin sin el riesgo de que te diesen de palos, numeros partidarios de la abstenciòn tambièn acudieron al mitin.
El mitin fue por demàs emocionante, pues contò con la presencia de EVA Forest, una gran luchadora madrileña que pasò a engrosar las filas del ejèrcito vasco. Escritora de profesiòn fue detenida como miembro de ETA y sufriò salvajes torturas.
Fue Bandrès quien la presento y pidiò para ella la nacionalidad vasca, ante lo que el velòdromo abarrotado dio un contundente sì.
Curiosamente Eva Forest, esta grandiosa mujer, permanecerìa fiel al nacionalismo vasco hasta su muerte, mientras que el papanatas de Bandrès terminarìa militando en las filas del español PSOE.
Llegò el dìa clave y mucha gente, aunque fuese por probar lo nuevo, lo desconocido fue a votar.
El resutado de los lavados de cerebros fue en Euskal Herria el triunfo para el PNV, seguido del PSOE, tercero quedò la UCD, partido gobernante en España y quien ganò las elecciones para presidente, por lo que seguìa Adolfo Suarez de presidente y EE. hizo un digno papel, apesar de que gran parte de la izquierda se habìa abstenido.
Comenzaron las primeras sesiones polìticas ante las expetativas de todo el mundo, pues era difìcil ver juntos a gente de ideas tan dispares como por ejemplo las de un fascista con un nacionalista, despuès de que por años los unos habìan perseguido a los otros.
La democracia ya està en marcha. Los politicos de diversas tendencias estàn felices de que ahora pueden estar en paz y llenandose la panza por no hacer nada. Pero surge un problema. El gobierno exige que cese la lucha armada de ETA. A tan dignos caballeros no se les puede amargar la digestiòn con la amenaza de las armas, ellos ya viven bien y nadie tiene por què molestarles.
La respuesta del ejèrcito vasco es clara: “No dejaremos las armas mientras no se negocie la Alternativa Kas”.
Esta alternativa y a grande rasgos recoge puntos como èstos: Amnistia total para presos y refugiados; legalizaciòn de todos los partidos sin que tengan que rebajar sus estatutos; retirada de Euskal Herria de las fuerzas de ocupaciòn españolas; reconocimiento del estatuto de autonomìa en donde entren las cuatro provincias de Euskadi Sur, es decir, las tres actuales y Navarra; mejoras en las condiciones de vida de la clase trabajadora, etc.
Y la amenaza es una realidad, el ejèrcito vasco lanza una ofensiva desconocida hasta entonces.
Ante la presiòn dl gobierno invasor los partidos que operan en Euskadi comienzan a voltearse contra aquellos a los que tanto deben y dos meses despuès de quedar constituidas las nuevas Cortes democràticas, el PSOE y algùn otro partido españolista convocan a una manifestaciòn en San Sebastiàn contra la lucha de ETA, manifestaciòn que es apoyada por el partido traidor, el PNV, mientras que Euskadiko Ezkerra se abstiene.
La manifestaciòn està convocada para las siete de la tarde junto a los jardines que se hallan frente al ayuntamiento. La propagande de los partidos ha sido fuerte, como todas las que conviene al gobierno.
A la hora señalada y en el sitio indicado, atendiendo a la convocatoria se encuentra un grupo grande de gente. A unos metros de èstos, en la acera contraria, se concentra otro grupo màs o menos como el anterior.
En el primero se ven a personas que jamàs han asistido a una manifestaciòn, ahora orgullosos de pertenecer a un partido legal y sabiendo que la policìa no va a actuar, acuden a ella con aires de importancia. En el segundo se encuentran los abertzales; jòvenes participantes en incontables y ensangrentadas batallas, especialistas en levantar barricadas, espertos luchadores a pesar de la juventud. Son jòvenes que con las manos vacias y sin ganar nada se enfrentan a profesionales fuertemente armados. Son jòvenes que en esas incontables batallas han arriesgado generosamente sus vidas en defensa de la amada patria y sòlo gracias a la bravura y coraje han logrado salir ilesos de las bestiales cargas policiales. Son el orgullo del paìs, hijos predilectos de Euskal Herria. A ellos nadie los ha convocado, acuden solos, nu pueden dejar las calles en manos del enemigo ni mantenerse ajenos al ataque que sufre el glorioso ejèrcito de liberaciòn nacional vasco, sino que por el contrario, deben salir de inmediato en su defensa. Tienen que estar ahì para escupir las verdades en el rostro de los repugnantes traidores.
La manifestaciòn, la cual han decidido que sea silenciosa, pues al parecer ni fuerza para gritar tienen los putos, comienza su marcha, pero tropiezan con los abertzales, en esta ocasiòn convertidos en contramanifestantes. Comienzan los altercados entre los dos bandos y por un momento parece que aquello se va a convertir en una batalla campal, pero no pasa de insultos y jalones. Entre los españolistas se ve al traido Txiki Benegas, dirigente del partido gachupin PSOE.
Un abertzale agarra del pecho a dos gachupines y les da un empujon cayendo contra Banegas, quien no cae al suelo gracias a un coche que estacionado lo detiene. Otro patriota les grita:¡Hijos de puta vendidos, traidores, estaìs aquì gracias a ETA! Y mientras que los españolistas callan, quizàs porque no tienen nada que decir, los abertzales lanzan consignas a favor de ETA y contra estos traidores.
Al fin la marcha sigue. Los abertzales se han disuelto de momento. Los españolistas siguen su recorrido por varias calles del centro. Silenciosos y con la cabeza gacha la mayorìa, saben que estàn contra aquellos que de verdad han luchado por la libertad no sòlo de Euskal Herria, sino en cierta forma de toda España para sacarla del yugo franquista. En las primeras filas, estos sì, con la cabeza màs levantada, pues no conocen la vergûenza ni les interesa nada que no sea el interès por incrementar sus cuentas bancarias, van varios lìderes de los partidos poìticos convocantes de la vergonzosa manifestaciòn.
Loa abertzales han contemplado desde las aceras el acontecimiento de la manifestaciòn y cuando està va a llegar al tramo final, a la altura del famoso mundialmente Victoria Eugenia, se reagrupan y dispuestos a no permitir màs aquella afrenta se ponen de nueva cuenta frente a los gachupines y enlazandose las primeras filas por los brazos comienzan a lanzar el grito de: ¡Traidores kampora! (Fuera) y entre otras varias consigna llega esa que pone la piel de gallina a cuanto vasco bien nacido la escucha, ese gora que quien no responde con otro gora o es vasco y no es hombre o es hombre pero no es vasco, como dicen por ahì. Ese grito que emociona hasta las lagrimas a quien lo escucha: ¡GORA ETA MILITARRAK. GORA ETA MILITARRAK…!
Los traidores ante la firme decisiòn de los patriotas de no dejarles pasar dan por finalizada la marcha. Se van retirando en diversas direcciones y por metros son perseguidos por grupos de patriotas que no dejan de gritarles su cobardìa y traiciòn.
Al dìa sigueinte, como no, toda la prensa al servicio del invasor español informa sobre tan bochornoso acontecimiento. Claro està, cuando son disueltos los manifestantes abertzales por la txakurrada invasora, haciendo de las calles autènticos campos de batalla, entonces el espectàculo no es bochornoso, es màs, a eso le llaman imponer el orden. Asì es el cinismo de esta gente.
El repugnante traidor Txiki Benegas declara haber visto entre los contramanifestantes a jòvenes con los ojos llenos de ira como si estuviesen locos. No es para menos que alguien se vuelva loco y muestre su ira ante tanta desvergûenza, ante tanta miseria humana.
Tambièn los demàs partidos convocantes lanzan acusaciones contra los patriotas. Lo que al parecer no saben o no quieren saber, es que este vergonzoso incidente ha sido creado precisamente por ellos. Euskadi es de los vascos y tienen todo el derecho a defender a su patria., no sòlo de cualquier gobierno invasor sino tambièn de todos los traidores que se alìen con èl.
Esta manifestaciòn tan sòlo era el preludio de otras mucho màs vergonzosas aùn, que se iban a celebrar algùn tiempo despuès.
Mientras tanto en Madrid se frotan las manos ante estos acotencimientos. El astuto Suares està consiguiendo ganar vascos para la causa de la invasiòn. No obstante tiene en ETA a su peor enemigo y sabe que de no acabar con èsta, èsta acabarà con su gobierno.
Los militares españoles ante el acoso del ejèrcito vasco, que cada dìa les causa màs bajas, estàn inquietos y añoran la dictadura, por lo que en cualquier momento pueden sublevarse contra la llamada democracia y dar al traste con ella. El propio Martìn Villa, ministro del interior afirmaba: “O el règimen desmantela a ETA o ETA aniquilarà a la democracia.
Es interesante ver lo de los militares para darse cuenta de la pantomima que se montarìan poco despuès con aquel circo en donde el Bobòn fue uno de los protagonistas principales.
Asì comenzaba la divisiòn de parte de los vascos, en donde numerosos traidores sin un mìnimo de vergûenza se pasarìan o colaborarìan con el gobierno invasor y se pondrìan contra sus hermanos, mientras que miles de autènticos patriotas seguirìan luchando sin claudicar en ese duro y largo, larguisimo caminar hacia la libertad.

PD. Tanto este comentario como el I estàn recogidos del libro: “Un Mexicano en Euskadi”, contando con la autorizaciòn de su autor.

+++ Àngel Etxaniz asesinado el 30 de julio en Ondarroa por fuerzas invasoras españolas.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: