LASA Y ZABALA

Caso conocido por todos los vascos de aquella época salvo por los enemigos criminales de Euskal Herria y sus lacayos que por interés ya lo olvidaron.
Bien podría ir en Historias Tristes que de sobra lo es, pero lo titulo con los nombres propios ya que más que nada hago el artículo para refrescar la memoria al protagonista principal de la entrada anterior, la basura de Alcaraz, dirigente de la Banda de Descerebrados Familiares de Terroristas.
Tomo las historias con fotos del libro: “Voluntarios Semillas de Libertad”, escrito por Ricardo Zabalza y editado por Txalaparta.
José Ignacio Zabala nació en Tolosa en 1962. Con tan sólo doce años comenzó a participar en manifestaciones para reclamar los derechos de su pueblo. Andar en la calle era para él un gran placer y a las noches le gustaba sacar a pasear su perro. De carácter abierto no le costaba nada relacionarse con la gente y especialmente con las chavalas. A veces su falta de total timidez provocaba que le dieran algún corte. Tiene la simpática anécdota del día que asistió con su novia a una reunión de Asamblea de Mujeres de Tolosa. Era el único hombre que se encontraba en el lugar y la oradora lo tildó de traidor por ese hecho.
Tenía muchos amigos en el pueblo, pero en especial siempre ándaba con su inseparable Joxean. Comenzó a integrarse en diversas organizaciones ecológicas y de apoyo a los presos políticos. En 1977 entró a formar parte de de la organización juvenil EGAM, causando asombro entre los compañeros por la preparación política que mostraba. Era utodidacta y su conocimiento provenía de la lectura. También era muy habil con los trabajos manuales, realizando preciosas tallas en madera con tan sólo un hacha.
En diciembre de 1981 junto con Joxean y otros tres compañeros se refugia en Iparralde.
José Antonio Lasa. Nacido igualmente en 1962 en un caserio de Tolosa. Desde muy joven conoció a Joxi, haciendose ambos inseparables y juntos ingresaron en la organización juvenil EGAM.
Joxean era callado y reservado, se pensaba las cosas antes de tomar una decisión, pero cuando había decidido algo no había quien le parase. Desde muy joven tenía un sentimiento abertzale.
A los dieciséis años puso una ikurriña en su habitación y no dudaba en decir a su familia la necesidad de la liberación de Euskal Herria.
Era buen deportista practicando el remo, llegando a ganar algún trofeo.
En 1981 junto a su inseparable Joxi y tres compañeros del ejército de liberación nacional vasco, fueron a hacer una requisa a un banco para abastecer de dinero a éste. El golpe falló y se tuvieron que refugiar en Iparralde.
En junio de 1983 ambos jóvenes de apenas 21 años de edad desaparecieron de Iparralde. Habían sido secuestrados en una acción del gobierno invasor y criminal español, quien en esta ocasión reveindicaba por primera vez con las nuevas siglas de GAL.
No se supo más de ellos hasta marzo de 1995, cuando unos huesos depositados en en el cementerio del pueblo alicantino de Busot se demostraron que eran suyos.
Lo más denigrante de todo llegó cuando se conoció toda la historia. Resulta que tras el secuestro fueron llevados al cuatel de la guardia civil de Sansebastián, en donde fueron interrogados, torturados y asesinados por guardias civiles, quienes posteriormente los llevaron a un monte alicantino y los enterraron en cal viva.
Alguien me aclaraba que yo confundía las cosas al hablar de gobierno español y extrema derecha como un todo, pero así es y esta prueba es contundente. Aquí hay dos bandos ETA con la izquierda abertzale en un bando y el gobierno español con todos sus lacayos en el otro.
Ahora le preguntaría a ese idiota de Alcaraz, que todavía tiene el cinismo de llamarse “víctima”, si son estos guardias civiles asesinos los que luchan por el estado de derecho y la libertad. ¡Ja ja ja!
¡Señor Alcaraz! Con todo el respeto que usted me merece, que es el mismo que el de todos los de su calaña, osea, ninguno; es usted un redomado hijo de puta. Eso sí, puede estar tranquilo, que no es usted solo, al igual que usted, basura de mierda, los hay a miles.
La sangre hierve cuando se ven estas cosas, estos bestiales crímenes cometidos contra nuestros jóvenes, contra nuestros hermanos, contra nuestro pueblo. Y encima hablan de memoria, eso es lo que les falta a ellos.
De sobra sé que ellos mencionarán los crímenes de nuestro glorioso ejército de liberación nacional, pero hay que recordarles otra cosa más y es que esta guerra no la comenzó ETA ni es ETA quien está invadiendo país alguno.

Ellos, con todo el cinísmo que les caracteriza, no hacen más que hablar de sus víctimas, de sus muertos, de lo que sufren ¡Pobres desgraciados!
No saben, porque no quieren saberlo, que nuestro pueblo sufre mucho más que ellos, que en proporción tenemos más muertos que ellos y que todo el poder de ellos lo usan para torturar y encarcelar a nuestro pueblo.
¡Señores españoles¡ Ya dejen de llorar como nenitas y hacerse las víctimas, esto es una guerra y somos los vascos los que queremos la paz para que no mueran jóvenes como Lasa Y Zabala, pero esa paz sólo será posible cuando comprendan la realidad, que Euskal Herria es la patria de los vascos y ustedes nada tienen que hacer en ella.

+++ Manuel Fuentes Mesa. Asesinado el 14 de Mayo de 1977 por disparos de la guardia civil en Ortuella.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: