CALDERÓN CONDENA

El presidente espurio mexicano Felipe Calderón condena en la ONU todo tipo de terrorismos y pide a todos los países formar un frente común contra éste.
Aquí hay un serio problema ya que este señor que por ley no debería ser el presidente de México, pues perdió en las elecciones demócratas, quedando demostrado que ese juego de la democrácia se puede alterar al gusto según los intereses siempre favorables a los poderosos, mete, como lo hacen la mayoría de gobiernos, a todos en un mismo saco.
Hace pocos días ocurrió un lamentable hecho en una capital de provincia mexicana cuando se celebraban las fiestas patrias, es decir, un aniversario más del día en el que Hidalgo lanzó su ejército de mexicanos contra el invasor español y que a la larga los llevaría a la victoria y libertad, aunque él no llegaría a verla, y que fue un 16 de Septiembre.
Pues el 15 a la noche se celebra en todo el país el tradicional grito, en donde los gobernantes de cada estado lanzan desde el balcón principal de ayuntamientos lo que llaman EL Grito, aquí dan vivas a Hidalgo y demás libertadores para terminar con tres vivas a México.
Sucedió en Morelia, capital de Michoacan. La gente abarrotaba la plaza cuando el Gobernador terminaba la ceremonia popular con su tercer viva a México cuando estalló entre la multitud una granada arrojada por un sujeto. El resultado de la explosión fue de ocho muertos y más de cien heridos.
Los medios de comunicación no sabían como llamar a este criminal acto y se preguntaban si era un acto terrorista o no y mientras unos dudaban otros con firmeza lo calificaban como acto terrorista.
Y es que la palabrita ha creado tal confusión que ahora sirve para que el poderoso, el verdadero terrorista, pueda manipular cualquier situación y descalificar al enemigo.
Terrorista es simplemente infundir terror. Terror es sentir mucho miedo o pavor.
En Morelia, más que terrorismo lo que se cometió fue un bárbaro crimen, pues ni esta ciudad ni su estado tienen conflicto alguno de índole político. En Michoacan como en el resto del país hay un problema de narcotrafico en donde los asesinatos están a la orden del día, en lo que va de este año son más de 3300 personas muertas por esta violencia sin control, sin embargo, la ciudadania común se mantiene al margen de este problema por lo que atentar contra ella no tiene el más mínimo sentido.
Podemos recordar tanto los ataques a las torres gemelas como a las estaciones de Madrid o Londres en donde murieron en total miles de personas, inocentes al igual que las de Morelia, sin embargo estos ataques a diferencia del mexicano, fueron los de países que de igual modo son atacados viendo morir a sus familias y destruidos sus hogares contra los países culpables de esa destrución.
Tenemos por otra parte una lucha más moderada entre países oprimidos por otro como es el caso vasco, en donde el ejército que lucha por su país ataca objetivos selectos tratando siempre de evitar víctimas inocentes.
Está claro que los que cometieron el crimen en Morelia causaron terror, así como el que han causado loa árabes en sus ataques y como causa ETA al enemigo.
Sin embargo, está más claro todavía que cuando menos el caso de Morelia se sale del resto de los ejemplos, nada tiene que ver con ninguna lucha ni va contra ninguna represión, es un ataque directo a inocentes que tan sólo buscaban celebrar su fiesta y en donde murieron mujeres hombres y niños, resultando más heridos y lisiados.
En el caso de los árabes, países extranjeros van a destruir sus países, pongamos el caso de Irak. Han visto llover desde su cielo miles de toneladas de explosivo lanzado por los invasores. Hay quienes han perdido hasta 18 miembros de su familia. Han muerto niños, mujeres y ancianos alcanzados por las bombas invasoras que han destruido lugares públicos como mercados, escuelas y hospitales y han volado autobuses de pasajeros, curiosamente todo esto no es terrorismo, es “Libertad duradera” o alguna estupidez similar. Y no es terrorismo porque el que lanza las bombas es el yanki y sus lacayos, así la población que ve morir a su familia, que ve explotar las bombas en sus casas, que ve el cielo lleno de bombas caer sobre ellos no siente terror y la mujer por ejemplo, que sale de un lugar bombardeado con su pequeño hijo muerto en brazos, no siente terror, es como si estaría en una fiesta porque han sido los yankis justicieros los que le acaban de arrebar a su pequeño hijo. Eso sí, los hombres de ese país que forman un ejército clandestino ponen una bomba y ejecutan a unos cuantos yankis, son terroristas y debe caer todo el peso de la ley sobre ellos y por supuesto, cuando la gente de esos países ataca de igual manera a los que tanto daño les hacen, entonces sí, matan gente inocente y de igual modo son terroristas, mientras que los verdaderos responsables de tanto crímen, lease Bush, Bleir, Aznar, viven la vida como si nada tuviesen que ver en tanta tragedia. No hay duda que vivimos en un mundo al reves.
Dejo por completo el problema vasco ya que lo examinamos de sobra en el blog.
¡No señor Calderón! No meta a todos en el mismo saco y si va a condenar el terrorismo comienze por condenar a los Estados Unidos y a los gobiernos de los países que por medio del terror siguen sometiendo a pueblos indefensos. Nada tiene que ver Morelia con la lucha de estos pueblos sometidos.No confunda más a la gente que ya bastante confundida se quedó con su ilegítimo nombramiento de presidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: